Pedagogía en Religión y Moral Católica

 

Misión, visión y propósitos

 

Propósitos de la Carrera

  1. Consolidar la Pedagogía en Religión y Moral Católica como una instancia de formación docente de Pregrado de calidad,  que responda efectivamente a las exigencias nacionales propias del ejercicio docente en el contexto de la Educación Religiosa Escolar.
  2. Consolidar la Carrera como una instancia de formación de Pregrado de Profesores de Religión y Moral Católica, donde se evidencie el espíritu de pertenencia y comunión eclesial.
  3. Fomentar una activa vinculación con el medio, tanto a nivel de prestación de servicios, como de participación en instancias académicas y de discusión de las políticas nacionales relacionadas con la Educación Religiosa Escolar.
  4. Contribuir a la formación permanente de Profesionales de la Educacióna la Educación Religiosa Escolar Católica, a través de la creación e implementación de Programas de Diplomados, Postítulos y Postgrados.
  5. Impulsar el desarrollo de la investigación en el área de la Educación Religiosa Escolar Católica.

Objetivos de la Carrera

Objetivo General:

Formar profesionales integrales de la Educación Religiosa Escolar Católica, conscientes de ser enviados por Cristo a través de la Iglesia a evangelizar en y desde el mundo de la educación, de acuerdo a los marcos curriculares nacionales vigentes, y a los diversos contextos socio-culturales.

Objetivos Específicos:
  1. Acompañar el crecimiento y desarrollo vocacional de los alumnos acorde a la identidad propia de un profesor de EREC, en un contexto de pertenencia eclesial.
  2. Entregar un sólido y actualizado marco teórico, que fundamente la práctica pedagógica.
  3. Desarrollar en los alumnos las competencias necesarias para diseñar, implementar, evaluar y acompañar los procesos propios de la Educación Religiosa Escolar en sus nivelesEducación Básica y Media, de acuerdo a los marcos curriculares vigentes, y a la realidad socio-cultural.
  4. Vincular el marco teórico con la práctica con el fin de generar un efectivo diálogo fe-vida, fe-cultura.